Sevilla y Getafe casi en semis

Sobre todo los hispalenses, que se impusieron en el partido de ida de cuartos de final de la Copa del Rey por un contundente 0-3 en Riazor, un resultado que parece bastante improbable sea levantado por el Deportivo de la Coruña en la capital andaluza. La diferencia entre coruñeses y nervionenses estuvo en que los primeros salieron con la idea de defenderse y esperar a que les llegara la oportunidad (también se puede decir que salieron con mucho miedo), mientras que los otros salieron en busca de la portería rival desde el principio. La táctica ultradefensiva que tantas veces le había salido bien al bueno de Lotina ayer no funcionó en absoluto. Sus cinco defensas no pudieron con los Navas, Capel y Negredo. El delantero madrileño hizo el primero en el `26 al desmarcarse y cabecear un inteligente y elegante pase de Navas. Los blanquiazules reaccionaron tras la primera puñalada, mandando un balón al palo de Palop. En la segunda parte, el técnico del Depor optó por darle entrada a Valerón y al canterano Añón para ver si podían crear más peligro que el hasta entonces creado, pero tampoco sirvió. Renato, a pase de Perotti, y Navas, a pase de Negredo, en el `67 y el `69 respectivamente, se encargaron de matar el partido y la eliminatoria.

Menos muerto está el Mallorca, tras caer en casa con el Getafe por 1-2. El Ono Estadi se había convertido este año en territorio inexpugnable: nadie había ganado allí (es más, todos los partidos de liga se habían solventado con triunfo mallorquín) pero nada es para siempre y, si el propio todopoderoso Barça fue capaz de perder en casa hace pocas semanas, el Mallorca no iba a ser menos. Míchel parece que vio cómo desactivar “la ensaimada mecánica” de Manzano y los jugadores lo aplicaron a la perfección. Las intentonas ofensivas bermellones eran cortadas continuamente por los azulones sin piedad, y Manu ya enseñaba los dientes en la primera parte, pero no fue hasta el segundo tiempo que no llegaron los goles. El mismo Manu daba por fin en la diana en el minuto 50. Aduriz pudo igualar para los locales seguidamente, y Soldado hacer el 0-2. El tanto getafense había abierto un partido “táctico”. Miku, nuevo fichaje del equipo de Ángel Torres, salía al campo y se estrenaba aprovechando un error de Rubén para hacer el segundo. Por fortuna para los mallorquinistas, “Chori” Castro batía a Ustariz en el descuento, dándole algo de vida a su equipo. Desde luego es sorprendente lo que está haciendo el Getafe en Copa en los últimos años: dos finales en las últimas cuatro temporadas. Veremos si a la tercera va la vencida.

1 Comentario
  • gallego
    enero 22, 2010

    Apuesto por una final Sevilla Celta.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *