¡Semifinalistas!, pero urgen cambios…

España tuvo ayer la suerte del campeón, que se dice. Si en demasiadas ocasiones en campeonatos pretéritos fue justo al revés, que nos ìbamos a casa tras un partidazo, ayer tuvimos los hados de nuestro lado.

Jugamos un mal partido. Sí, un mal partido; en la línea de toda esta fase final sudafricana, e incluso uno de los peores de los 5 partidos. Pero la “suerte” nos sonrió. O eso o Iker y Villa fueron ayer más Iker y más Villa que nunca. En la primera parte y en el comienzo de la segunda no dominamos ni el balón ni el juego. Estábamos a merced de Paraguay que, sin demasiado esfuerzo, controlaba a su antojo. Ya en el minuto 1 se acercó con peligro. Tuvo varias buenas ocasiones, especialmente un gol anulado por fuera de juego de un futbolista que no llegó a intervenir en la jugada (pero bien anulado al estar en la trayectoria del balón; en cualquier caso salvados por los pelos) y un penalty paraguayo errado (o mejor dicho, acertado por Casillas) tras un agarrón descarado de Piqué. Tan sólo un minuto después de éste hubo un nuevo penalty, pero esta vez en el área contraria, cometido sobre Villa. Xabi Alonso marcó, pero el árbitro guatemalteco hizo repetirlo porque algún jugador invadió un escaso centímetro del área antes del lanzamiento. Como pasa a veces en estos casos, la repetición salió mal parada. Atajó el portero paraguayo y, al rechace, Cesc fue objeto de otro penalty. Pero éste ya no fue señalado.

Salvo la pena máxima, España apenas había contado con ocasiones de marcar hasta entonces. O sea, que ni control del juego ni ocasiones de gol. Y Paraguay tampoco es que estuviera desplegando un juego excelente, pero estaba mejor asentado y llegaba con más facilidad a nuestra portería. Fue a raíz de estas jugadas de penaltis y, sobre todo, de la entrada de Cesc (por Torres) y también de Pedro (por Xabi) en el segundo tiempo cuando España sí empezó a jugar bien. Pero sobre todo tras la entrada de Cesc ya se vislumbró el camino. Algo parecido a lo que pasó en el partido de Chile, que fue entrar el catalán y la pelota pasó a ser nuestra.

Con la entrada del gunner y el canario Pedrito mejoramos mucho. España pasó a ser España, recuperó su identidad de control del balón y de llegar arriba con peligro y a base de tikitaka. Así, llegó el gol de Villa (menudo mundial, se ha ganado el cielo) en una gran jugada colectiva en la que participaron Iniesta y Pedro. Después, los paraguayos también dispondrían de alguna otra ocasión de bastante peligro, pero San Iker volvería a salvar los muebles.

En definitiva, muy mal partido de España en la primera parte y mejor en la segunda. Hemos conseguido algo histórico, que es meternos en semifinales. Pero más nos vale que Don Vicente del Bosque caiga en la cuenta de que necesitamos un cambio si queremos tener opciones de ganar a Alemania. Porque los germanos están siendo la sensación del campeonato (4-1 a Inglaterra en octavos y 4-0 a Argentina en cuartos). Y, si a los germanos les damos las mismas facilidades que hemos ido dando a Paraguay, Chile, Portugal, etc. será prácticamente imposible que Alemania no nos elimine. Torres no está para jugar y, aunque lo estuviera, un hombre como Cesc se está viendo que es completamente indispensable en el centro del campo, acompañando a Xavi e Iniesta en las labores de “ingeniería”. E incluso dejar sólo a Busquets como medio defensivo y meter a Pedro desde inicio puede ser también buena idea. Pero, en cualquier caso, nos hace falta más presencia de toque en el centro del campo y, después de lo visto ayer o en el partido de Chile, al menos el cambio de Cesc por Torres parece tan obvio como necesario.

Ficha técnica:

0 – Paraguay: Justo Villar; Verón, Alcaraz, Da Silva, Morel; Barreto (Vera, m.64), Riveros, Víctor Cáceres (Barrios, m.84), Santana; Valdez (Santa Cruz, m.72) y Cardozo.

1 – España: Iker Casillas; Sergio Ramos, Piqué, Puyol (Marchena, m.84), Capdevila, Busquets, Xabi Alonso (Pedro, m.75), Iniesta, Xavi, Villa y Fernando Torres (Cesc, m.56).

Gol: 0-1, M.83: Villa.

Árbitro: Carlos Batres (GUA). Amonestó a Piqué (m.58), Cáceres (m.59), Alcaraz (m.59), Busquets (m.63), Morel (m.71) y Santana (m.87)

Incidencias: Partido de cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010 disputado en el estadio Ellis Park de Johannesburgo ante unos 55.000 espectadores. Antes de iniciarse el partido Justo Villar e Iker Casillas, capitanes de Paraguay y España, leyeron un manifiesto contra el racismo y la discriminación.

1 Comentario
  • VuVuzela
    julio 4, 2010

    Esto son 4 seleccionadores que se encuentran en una semifinal en Sudáfrica. Y le pregunta el español al holandés: -¿Cómo se dice GAFE en alemán? Y responde el uruguayo: -Karden Hossa http://www.terra.es/cardenosa

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *