Punto y aparte.

copaconfederaciones

Ya se ha terminado la Copa Confederaciones. Los adictos del fútbol ya hemos disfrutado de una competición que ha resultado más atípica de lo esperado.
Lo de Brasil estaba cantado o casi cantado, Estados Unidos la gran revelación, y España, pues esta vez no pudo ser.
Después de la Eurocopa parecía que todo el campo era orégano, ya nos veíamos en la final frente a Brasil o Italia y llego una invitada de segunda línea para quitarnos la ilusión, Estados Unidos. No es que la selección no haya jugado bien, simplemente  no ha estado en la forma física ni ha tenido la concentración necesaria para ganar a una selección que si había hecho los deberes. El equipo americano ha demostrado que empiezan ha tomarse en serio esto del “soccer”, no es que desplieguen el mejor fútbol del mundo pero saben hacer las cosas.
En el ala opuesta está Italia, la gran decepción, aunque alguno de sus veteranos intenten quitarle hierro al asunto, es para preocuparse.  Toda una campeona del mundo que no pasa de la primera fase es como para crear un equipo nuevo, en el fútbol el exceso de reciclaje y la acumulación de títulos puede llevarte a la desidia y tender al conformismo en campeonatos menores.  ¿O es que el sistema italiano empieza a fallar?
De los demás poco que destacar, Nueva Zelanda es mejor que sigan dedicándose al rugby; Egipto muestra maneras pero le queda rodaje; Irak, la defensa bien ahora a ver si incorporan algún delantero al equipo; por último la anfitriona, Sudáfrica, les falta orden pero no músculo, seguirán creciendo.
Con esto el fútbol se acaba hasta la vuelta de las vacaciones,  me entran sudores fríos solo de pensar en la espera… Mientras tanto usaremos como placebo las presentaciones de nuevos fichajes.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *