¡¡¡Increíble!!! ¡¡¡¡Campeones del Mundo!!!!

No ha sido un sueño. Tampoco una película, aunque lo pareció. Partido de infarto en la finalísima del Mundo, entre nuestra Roja (ayer Azul) y los tulipanes holandeses.

Tras 80 años de historia del campeonato del mundo y tras 90 años de historia de la Selección Española, por fin levantamos un título mundial, lo máximo a lo que se puede aspirar. Más de uno ya puede morirse tranquilo.

Ha sido un triunfo épico y merecido. Hemos ido de menos a más en el torneo. Me ha recordado mucho a nuestro triunfo en la pasada Eurocopa de baloncesto, donde igualmente éramos favoritos, igualmente comenzamos perdiendo y jugando mal y donde igualmente terminamos la faena “cortando las dos orejas y el rabo”.

Menudo partido nos plantearon los de naranja. Desde luego que si llegaron a la final y llevaban 26 encuentros sin perder no era precisamente por casualidad. Tácticamente el equipo estaba muy bien trabajado, con los jugadores bien posicionados y rutinas perfectamente mecanizadas. En ningún momento el equipo salió a verlas venir, sino que fue a por España cuando pudo, que fue una gran parte del partido, por cierto.

Holanda supo en demasiados momentos evitar que España hiciera su juego, por lo bien estudiado que nos tenían, y porque nos querían intimidar y desconcentrar a base de faltas de gran dureza y poco fairplay. Esto último, probablemente, lo que hizo fue motivar aún más a los nuestros, que no perdieron los nervios (casi nunca) y supieron contener muy bien a los Robben, Sneijder y cía. Defensivamente España estuvo perfecta, y sobre todo Iker, que hizo nuevamente paradas vitales en clarísimas ocasiones naranjas, sobre todo en un par de contras de un impresionante Robben. España tuvo también buenas ocasiones a lo largo del partido para ponerse por delante en el marcador, aunque no sería hasta poco antes de llegar al minuto 120, cuando moría la prórroga, que Iniesta aprovecharía la mejoría que La Roja había venido experimentando gracias a las salidas de Navas y Cesc, y que los tulipanes estaban con un hombre menos, para marcar el gol más importante de nuesta historia.

Qué bien nos vinieron la derrota con Suiza, las palabras críticas de Luis Aragonés, y el doble pivote made in Del Bosque; eso por no hablar del pulpo…

¡Muchas felicidades a todo el pueblo de La Roja!

Campeones Campeones Oe Oe Oeeeeeee….

0 Comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *