Españoles en la Europa League (ida dieciseisavos)

Pobre vuelta a la segunda competición continental por parte de los equipos españoles: 3 empates y 1 derrota es lo que consiguieron ayer nuestros representantes (que si lo sumamos al resultado del Madrid en Champions menuda semanita para nuestro fútbol).

El partido más loco se dio en Villarreal, donde amarillos y Wolfsburgo empataron a doses. El último campeón alemán dominó toda la primera parte, aunque sin nada de acierto. Llegando al descanso, Senna hizo el primer tanto del encuentro de falta directa. En el segundo tiempo, ruleta rusa de oportunidades y goles. Los castellonenses tuvieron la primera por medio de Llorente. Luego, el brasileño teutón Grafite tendría un par de ocasiones (acabando una de ellas en gol: 1-1). El mismo Grafite sería objeto de penalty a falta de 10 minutos para acabar, pena máxima que él mismo convirtió y que conllevó la expulsión de Marcano. Por fortuna, el villarrealense Marco Rubén devolvió la esperanza a los amarillos al hacer el 2-2 inmediatamente después.Y así acabó, aunque cerca estuvo el hombre de la noche, Grafite, de lograr el hattrick en el descuento.

Dos empates a unos cosecharon los “equipos rojiblancos athléticos”: el Atlético de Madrid y el Athletic de Bilbao. Los colchoneros vuelven a no ganar en Europa: ni pudieron en Champions ni ahora tampoco en la ex-UEFA en su estreno frente el Galatasaray. Y eso que empezaron dando una buena imagen ante su hinchada: con garra, intensidad, oportunidades y un gran gol de José Antonio Reyes de falta directa. En la segunda parte se lesionó el portero local De Gea y la vuelta de Asenjo, mal anoche, facilitó el empate de los turcos. También tuvo alguna acción desafortunada en Bilbao el otro guardameta rojiblanco español, Iraizoz, que permitió adelantarse al Anderlecth belga en el minuto 34 por medio de Biglia. 20 minutos después, ya en el segundo tiempo, y con un Athletic mejorado gracias a la entrada de Muniain y Susaeta, San José puso el definitivo 1-1 en una jugada de córner. Aunque los Caparros´boys siguieron peleando, como es costumbre en ellos, no lograron volver a batir a Proto.

El peor de los marcadores se lo llevó el Valencia, aunque fue el único que jugó en el extranjero (concretamente en Brujas, Bélgica). Tres oportunidades bastante majas de Villa, Marchena y Mata en los primeros 5 minutos eran una muy buena señal, pero nada más lejos de la realidad. Pronto se le torcerían las cosas al equipo de Emery, empezando por el tobillo de Mathieu, lesión que hizo que el dibujo táctico tuviera que ser movido para peor. Pronto llegaron las ocasiones claras para los locales, como un disparo al larguero de Kouemaha. El comienzo de la segunda parte fue peor aún: Silva se vengaba de Hoefkens haciéndole una dura entrada y el canario veía la roja. Cinco minutos después, el camerunés Kouemaha, esta vez sí, disparaba sin que ningún palo ni nadie pudiera parar el balón envenando en su trayectoria por el estado del césped. El Valencia, aún con 10, estuvo cerca de empatar, especialmente en una jugada personal de Villa, pero nuevamente el palo volvía a evitar en la noche que el marcador se moviese.

Es preocupante que en 5 partidos europeos hayamos perdido los 2 partidos fuera, y empatado los 3 en casa. No está el fútbol español en su mejor momento, Selección Española y F.C. Barcelona apartes.

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *