El Arbitrarato

arbitrarato

Estos últimos días se ha puesto muy de moda en buena parte de la prensa hablar de los árbitros y, especialmente, del “Villarato”. Yo no voy a hablar del “Villarato” ni del “Contravillarato”, voy a hablar del “Arbitrarato”. Y es que, en mi opinión, el dilema no es si los árbitros están dirigidos para beneficiar al Barcelona o para perjudicar al Madrid (o viceversa), sino que el dilema ha de ser cómo resolver el problema de los árbitros.

Porque partimos de la base de que es un problema dentro del mundo del fútbol. No puede ser que alguien que debería pasar siempre desapercibido, cada dos por tres se convierta en el triste protagonista de un evento donde los futbolistas han de ser las únicas estrellas (eso por no hablar de que se genera violencia). Los del silbato cometen errores. Que sí, que son humanos y que, como cualquiera, pueden equivocarse. Estamos cansados de oir lo mismo tropecientas millones de veces, pero la excusa no soluciona el problema.

El árbitro ha de impartir justicia en un terreo de juego y, si se equivoca, no hay justicia. No hay duda de que es un problema, pues. La prensa de tirada nacional debería centrarse más en el tema deportivo que en el conspiranoico (cuyo único fin parece ser vender papel). Si realmente estamos interesados en este deporte, debemos abrir un debate por mejorarlo. En este caso, el debate debe ser, como ya digo, no si hay mano negra o mano blanca o mano azulgrana, sino cómo evitar los errores arbitrales. Teniendo en cuenta la cantidad de dinero y sentimientos que hay en juego, lo menos que se puede exigir es que a un equipo no le robe alguien que se supone que debe administrar justicia. Pues dejémonos de temas baladíes y empecemos en pensar en arreglar los problemas y en sacar del estancamiento al fútbol.

Yo creo que la solución está bastante clara: la teconología (principalmente el vídeo). ¿Por qué no utilizar el vídeo? ¿Que se “pierde” tiempo? ¿Y qué, acaso no se pierde cuando los jugadores protestan? ¿No se pierde en el tenis cuando se usa el “ojo de halcón”? ¡Menuda excusa! Además, lo lógico sería que se usara para las jugadas más conflictivas de un encuentro, y no para todas. Otra excusa de los contrarios al vídeo es que “ni con el vídeo nos ponemos de acuerdo”. Bueno, a veces hasta con el vídeo es difícil discernir qué ha pasado, pero en la mayoría de los casos en unos pocos segundos viendo unas imágenes se sale de dudas. O sea, que siempre va a haber menos equívocos y, por tanto, menos injusticias con la aplicación del vídeo. Eso es algo que nadie en su sano juicio puede discutir. El mundo está en constante movimiento y avance, y el fútbol forma una parte muy importante de nuestro particular mundo. Ya va siendo hora, pues, de que nos movamos.

2 Comentarios
  • fanfutbol
    febrero 9, 2010

    Suscribo al 100% el artículo.

  • Rafa
    febrero 10, 2010

    Si no ponen las cámaras es porque se les acaba el chollo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *