Brasil se clasifica para su final con sufrimiento

Brasil venció por 2-1 a Uruguay, y se mete así en la gran final de la Copa Confederaciones. Sufrió mucho la canarinha que no tiene la magia de otros años, y tuvo que esperar al minuto 86 a un cabezazo de Paulinho para decantar la balanza a su favor.

Uruguay hizo un partido muy completo, incomodando a Brasil por todo el campo. Uno de los destacados charrúas fue Edinson Cavani, que pese a jugar de punta hizo un despliegue inconmensurable y fue el que más peligro creó. De hecho fue el autor del único tanto uruguayo. Este despliegue se explica por ejemplo en una internada de Marcelo que cortó dentro del área como si fuera un auténtico defensa central.

Brasil por su parte depende demasiado de las arrancadas de Hulk y los regates de Neymar. Oscar a penas entra en juego y tiene que bajar mucho a tocar balón. Fred es un buen delantero, pero no fabrica un gol por si solo como jugadores míticos de la talla de Ronaldo o Romario. Y del resto del equipo hay que destacar las subidas de Alves y Marcelo como buenos laterales ofensivos, pero los medio centros Luiz Gustavo y Paulinho son más destructores que constructores pese al gol de este último.

Por eso Brasil a penas tiró a puerta en la primera parte, y de hecho el que más peligro creó fue Uruguay, que llegó a desperdiciar un penalti en la primera parte marrado por Forlán. Y tuvo la suerte del campeón, ya que en la primera llegada con peligro en el 41 Fred aprovechó un rechace de Neymar para hacer con fortuna el 1-0.

Demasiado premio para los méritos hechos sobre el campo. La segunda mitad arrancó igual, con Uruguay creando mucho más peligro. Así en el 48 Cavani hacía el empate después de una buena jugada trenzada definiendo con la izquierda.

cavani-celebrando-su-go

Scolari movió ficha para intentar reactivar a su equipo, y con Hernanes y sobre todo Bernard tuvo más llegadas. Ya en el tramo final y con la prórroga a la vista, Uruguay aflojó en su presión debido al desgaste físico. No había más que ver a Luis Suárez que no podía ni con sus botas y perdía todos los balones que tocaba. Y así en el 86 Paulinho cabeceó un córner al segundo palo que Muslera no supo defender bien.

paulinho

El marcador es el mismo que el de La Roja contra Uruguay, pero viendo los partidos no hay punto de comparación. De todos modos ahora lo que toca es ganar a Italia para meterse en la final, y ya habrá tiempo de seguir analizando el juego de cada equipo. ¡Hoy a las 21:00 todos a animar a La Roja!

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *