Adiós, Egipto (o España sigue siendo España e Italia sigue siendo Italia)

Se repite la historia, y es que es ya tradición que hagamos fases de clasificación o primeras fases de un torneo importante brillantes para luego caer a las primeras de cambio en un partido no tipo-liguilla contra un equipo que es menos favorito que nosotros. Nos pasó con USA en la Confederaciones hace poco, nos ha pasado siempre en nuestra historia, y ayer se volvió a repetir en octavos de final ante Italia en el Mundial sub-20 de Egipto. España pasaba como primera de su grupo, con todo victorias contundentes, muchos goles a favor y ninguno en contra. Italia pasó de refilón, tercera de su grupo, tras empatar a 0 con Paraguay, ganar por la mínima a la débil Trinidad y Tobago (2-1) y caer ante Egipto por 4 goles a 2. Todas las casas de apuestas nos daban ampliamente como favoritos. Se decía que nuestros jugadores tenían mucha más experiencia en el fútbol profesional que los transalpinos, los cuales eran una serie de chavales amateurs prácticamente desconocidos incluso en su país. Pero llegó a la hora de la verdad, y a pesar de nuestra y su primera fase, ellos nos volvieron a demostrar que son italianos, que son competitivos al máximo, y que nosotros somos españoles, que nos lo creemos con demasiada facilidad y casi siempre nos pegamos el batacazo en los momentos realmente importantes.



El partido se resume en lo siguiente: expulsión directa del español Botía tras una dura entrada en el minuto 28. Los italianos aprovechan su superioridad y nos meten 2 ya en la segunda parte. Poco después del segundo de ellos, Aarón Ñíguez hizo el 1-2 de penalty “a lo panenka” tras un agarrón cometido a Ander Herrera. A siete minutos del final casi logramos la proeza del empate con un hombre menos. Y es que el mismo Aarón se inventó una nueva pena máxima. Pero a la hora de ejecutarla, decidió dirigir su disparo aproximadamente al mismo lado que el anterior (aunque esta vez lo tiró “normal”) y el portero lo desvió. Supongo que el guardameta ya se daría cuenta después del primero de la trayectoria “lógica” del balón. Tal vez hubiera sido mejor que lo hubiera tirado otro jugador, para que el rival tuviera menos pistas, pero bueno… Se falló y, con ello, desapareció toda esperanza para los nuestros. Los italianos, que no se fían ni de su sombra, quisieron dejar las cosas claras marcando el tercero de magistral contraataque poco después.



Mal mal la sub-21, la sub-20… si antaño ganaban o hacían grandes papeles, desde que están en los banquillos los llamados por algunos “la cohorte de amiguitos madridistas de Hierro”: López Caro, Milla… hemos dado un paso atrás importante. Esperemos que el inminente Mundial sub-17 de Nigeria nos deje un mejor sabor de boca.



Ficha técnica


1 – España: Asenjo, Azpilicueta, Laguardia, Botía, José Angel; Jordi Alba (Ander, min.46), Oriol, Dani Parejo, Aaron Ñíguez, Fran Mérida (Kike, min.69) y Emilio Nsue.


3 – Italia: Fiorillo; Crescenzi (Bruscagin, min.69), Bini, Calderoni, Mazzotta; Della Penna (Bonaventura, min.82), Mazzarini, Alberazzi, Sciacca (Romizi, min.53), Mustacchio y Misuraca.
Goles: 0-1, min.55. Mustacchio; 0-2, min.61. Mazzarini; 1-2, min.66. Aaron Ñíguez, de penalti; 1-3, min.87. Mustacchio.


Árbitro: Hector Baldassi (ARG). Amonestó a Oriol (min.24), Fran Mérida (min.64), Laguardia (min.89) y Aaron (min.91), de España, y a Mustacciho (min.20), Crescenzi (min.51), Sciacca (min.52), Alberazzi (min.65) y Bruscagin (min.73), de Italia. Expulsó con roja directa a Botía (min.28).


Incidencias: Disputado en el estadio Al Salam, de El Cairo.

1 Comentario
  • SIEMPRE IGUAL
    octubre 6, 2009

    Joeeeee, siempre nos pasa lo mismooooooo

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *